Artículos 2021
Que no se corran

Nunca antes en nuestro país hemos tenido una situación de salubridad pública tan delicada como la de ahora, lo que tenemos que hacer es resolver todos los problemas de salubridad de una u otra manera, evitando que el número de decesos siga creciendo, no soy médico, pero trato de cumplir con las reglas que nos imponen los especialistas en la materia, usar la mascarilla, guardar la distancia requerida, entre otros.

El país es testigo que durante la Semana Santa hemos batido récord de decesos, lo cual nos alarma enormemente. Tenemos la falta de oxígeno, el cual debemos conseguirlo a cualquier valor, ya que sin dicho elemento la gente contagiada puede morir. El éxito de Israel como país fue que lograron vacunar al 70% de su población y tener el suficiente oxígeno. En nuestro país, la Sociedad Nacional de Industrias está fabricando generadores de oxígeno lo más rápido posible, pero estamos seguro que necesitamos por lo menos 100 equipos más para lograr el equilibrio de dicho elemento.

Estamos importando este elemento tanto de Chile, como de Ecuador, sin embargo, todavía necesitamos una mayor producción. Este es un problema real, del mundo real no es una especulación ni una ilusión. Mientras escribía estas líneas escuché en la TV que el señor Castillo decía que no le tenia miedo a cierto estereotipo de personas, en lugar de dedicarse a solucionar estos problemas reales y no confrontar personas contra personas, lo cual no lleva a ningún buen camino. Lo que queremos es terminar un problema político de manera razonable para ambas partes. No azucen a las personas porque esto puedo terminar mal y nadie lo desea.

Hay un refrán muy antiguo que dice “Después de la batalla todos son generales” y lo que en realidad debemos aspirar es que después de la batalla todos deberían darse la mano y no sembrar odio entre hermanos. Es verdad que hay desequilibrios económicos, pero esto no quiere decir que no se puedan arreglar, no se pueda echar más leña al fuego diciendo que no se le tiene miedo a tal o cual persona. Tenemos que decir que debemos entendernos y que la única solución para vivir en un país que quiere progresar, es siendo gente civilizada y no pelando entre nosotros.

Todos somos testigos de las expresiones actuales de los trabajadores de Gamarra, quienes durante muchos años han ido creciendo empresarialmente. Los trabajadores del campo han ido creciendo en su producción agroindustrial. La gente que trabaja en la pesca también ha crecido con la venta de sus productos, y de repente en cuestión de un mes todo esto, que ha constado muchos años logarlo, vemos que peligra. Vienen unos señores y dicen que hay que quitarnos las casas, las propiedades, los automóviles, expulsarnos del país ¿Qué pasó, se han vuelto locos? Esto no es la solución, la solución es llegar al conceso, ponernos de acuerdo, no quitarnos lo que hemos conseguido con mucho trabajo y esfuerzo, porque lo único que van a conseguir es acrecentar las diferencias. Yo no quiero para mi país un Venezuela, ni un Cuba. Yo quiero para mi país un abrazo de unión.

Artículos Anteriores
- Defendamos la democracia
- Tenemos que sobrevivir
- Dios nos encuentre confesados
- Hay que cuidar las industrias y el trabajo
- BOLSAGATE
- Señor ministro de Producción, escuche nuestra voz
Enlaces de interés:
aliplast promperu ambiente plastic plast gip aimplas