Artículos 2020
El gobierno pide “Quédense en su casa” y hay que cumplir

Es una lástima la actual situación de muchos peruanos venidos de las diversas provincias de nuestro país que no tienen que comer, caminan por las carreteras para ir a sus pueblos de origen, donde podrían conseguir un techo y algo de alimento, esto es una enseñanza muy dura para aquellos que son engañados y vienen a la capital buscando un futuro mejor, donde tienen que pasar hambre y penurias en situaciones normales, imagínense en esta situación, por eso que nos dicen que vivimos en el tercer mundo.

Dentro de todos estos problemas, encontramos que muchas de las pequeñas, medianas y grandes empresas, se encuentran bajo reglas que hoy día no se puede ejecutar dentro de nuestro forma de ver la pandemia, como las medidas dictadas por el Gobierno, son acontecimientos extraordinarios, impredecibles e irresistibles, medidas que están generando un desequilibrio en favor de algunas empresas y en perjuicio de otras, en las prestaciones que corresponden a las partes, como consecuencia de ello se produce una excesiva onerosidad, dado que los contratos deben negociarse, celebrarse y sobre todo ejecutarse según la regla de la buena fe y común intención de las partes.

Creemos que es necesario e imprescindible que se modifiquen las condiciones pactadas en una situación de normalidad, para ser adecuadas a la situación excepcional que venimos afrontando, por lo menos hasta que el país y la industria se normalicen, apelamos a su comprensión y buena fe contractual, pero sobre todo apelamos a la disposición de nuestro Reglamento Jurídico, estamos seguros amparan una solicitud como todo el país está solicitando. No se olviden que en una situación de emergencia como la actual, esto se llama fuerza mayor o caso fortuito, consistente en un evento extraordinario impredecible e irresistible, que impide la ejecución de las obligaciones o determina su cumplimento parcial, tardío o defectuoso.

El Art. 13 y 15, artículo 1440 de los Contratos Conmutativos de la ejecución continua, periódica o deferida si la prestación llega a ser excesivamente onerosa, por acontecimientos extraordinarios e impredecibles, la parte más perjudicada puede solicitar al juez, que la reduzca o que la aumente la contraprestación por las circunstancias o si lo solicitara el demandante. El juez decidirá la resolución del Contrato. La resolución del Contrato no se extiende a la prestación ejecutada.

Art.1362: Los contratos deben negociarse, celebrarse y ejecutarse según las reglas de la buena fe y común intención de las partes, apelamos a su comprensión y su buena fe de contratación a todos aquellos que tienen contrato de este tipo, pero también hacemos saber que nuestro ordenamiento jurídico ampara dichas solicitudes.

Tienen que entender que una situación como la actual, donde casi nadie vende, casi no se puede trabajar, muchos no pueden asistir a su centro de trabajo, o sea sin salir de sus casas ya que el Gobierno dictaminó “Quédense en su Casa”, caso contrario tendrán una multa. Muchos no pueden cumplir ciertos contratos que firmaron en tiempos normales, o sea cuando esto aún no sucedía, sino no seriamos trabajadores sino seríamos magos.

Artículos Anteriores
- Hay que recuperar el mercado
- En tiempos de guerra, lo no consumido no se paga
- ¿Cuándo sabremos todo lo que ha hecho Odebretch?
- Aquellos que se quieren llamar señores
- Queremos resultados sobre la investigación de Villa El Salvador
- ESTAMOS CANSADOS DE EXCUSAS
Enlaces de interés:
aliplast promperu ambiente plastic plast gip aimplas